Páginas vistas en total

miércoles, 4 de abril de 2012

CARTAS A LOS ANCIANOS

Queridos lectores
Esta carta que les estoy remitiendo muestra que por encima de la preocupacion natural hacia las victimas de abuso sexual o practicas de sexting esta el tratar de ocultar cualquier tipo de denuncia y no dejar cabos sueltos que puedan perjudicar a la Watchtower. Al hacer la llamada que recomiendan en esta carta lo primero que preguntan en el departamento de servicio es si ha llegado el asunto a hacerse publico, asi es queridos lectores no piensan en el daño psicologico de los inocentes ni en el castigo a nivel judicial del acusado EN EL CASO DE ABUSO SEXUAL sino en que no se haga el asunto publico, que lamentable que aquellos que por muchos años pensamos que serviamos en un paraiso espiritual hayamos despediciado ese tiempo siendo complices de esconder a depredadores sexuales y genocidas.
Otro detalle que notamos es como a un joven se le atormenta con un comite judicail cuando los unicos que deberian dar la desciplina y el cuidado son los padres. AQUI LOS QUE ESTAN DEMAS SON ESTOS ANCIANOS QUE LASTIMAN Y MENOSCABAN LA INTEGRIDAD DE UN ADOLESCENTE.


A LOS CUERPOS DE ANCIANOS
Asunto: Casos de sexting en los que hay menores involucrados
Estimados hermanos:
Como es de su conocimiento, cuando los ancianos reciben informes de abuso físico o sexual de menores, deben llamar al Departamento de Servicio para obtener dirección. En esta carta les su-ministramos algunas directrices adicionales con respecto a los casos de sexting que involucran a me-nores.
El término sexting se utiliza para describir la práctica de enviar mensajes de texto sexual-mente sugerentes, así como fotos con desnudos o semidesnudos, por medio de dispositivos electró-nicos, como los teléfonos móviles. Según las leyes penales vigentes en el Ecuador, el sexting se considera pornografía infantil cuando se distribuyere a cualquier persona, imágenes de un menor de edad desnudo o en actos lascivos; y se considera corrupción de menores cuando se envía o distribu-ye a menores de catorce años, cualquier texto o imagen que pudiera excitar su instinto sexual, lo cual incluye su distribución electrónica por cualquier medio. Ambos casos son penados con cárcel para los infractores. Pueden surgir casos en los que incluso menores de edad que incurran en esta práctica sean enjuiciados. Si los ancianos se enteran de que un menor ha recibido este tipo de men-sajes de algún adulto o incluso de otro menor, deben llamar sin demora al Departamento de Servi-cio, quienes les contestarán cualquier pregunta relacionada con los aspectos judiciales o teocráticos del caso. No se consideraría abuso de menores si se trata de adultos (es decir, personas de por lo menos 18 años de edad) que han estado de acuerdo en enviarse imágenes o mensajes de texto eróti-cos. En dicho caso no haría falta llamar a la sucursal, pero sí analizar los hechos para determinar si amerita la formación de un comité judicial.
Cuando los menores implicados en casos de sexting sean bautizados, los ancianos deben usar buen juicio para determinar si el mal cometido exige que se tome acción judicial. Hallarán in-formación útil en la sección “Preguntas de los lectores” de La Atalaya del 15 de julio de 2006. Re-pasen detenidamente esta información antes de llegar a la conclusión de que el menor es culpable de inmundicia grave o de conducta relajada. En la mayoría de los casos se toma acción judicial, espe-cialmente si el menor bautizado ya ha sido aconsejado y, aun así, persiste en su mal proceder. Es posible que los casos en los que hay un adulto y un menor implicados en sexting requieran un trato diferente. Por tanto, es importante evaluar cada caso individualmente. Las preguntas con res-pecto a casos específicos deberán remitirse al Departamento de Servicio. Además, recuerden que los padres cristianos deberán incluirse en cualquier conversación que tengan los ancianos con un menor que pudo haber estado involucrado en sexting.
Las graves consecuencias que pueden resultar del sexting subrayan la importancia de que los padres cristianos supervisen el uso que sus hijos dan al teléfono celular o a cualquier otro dispositi-vo electrónico de comunicación. A este respecto, pueden hallarse buenas sugerencias en artículos como el que se encuentra en las páginas 6 y 7 de la ¡Despertad! de noviembre de 2009 (Mat. 24:45). Cuando un menor esté involucrado en un caso de sexting, los ancianos pueden utilizar esta
información para ofrecer consejo bíblico y ánimo tanto a los padres como al menor (Isa. 32:1, 2; 1 Ped. 5:2, 3).
Agradecemos la atención que prestan a este asunto. Reciban nuestro amor cristiano.
Sus hermanos,
Sociedad de Estudiantes de la Biblia
Testigos de Jehová
cc superintendentes viajantes
P.D. al secretario:
Esta carta debe guardarse en el archivo permanente de cartas sobre procedimientos. También sería bueno actualizar en este momento el Índice de cartas para los cuerpos de ancianos (S-22) de la congregación.

4 comentarios:

Desapastillada dijo...

¡Hola!... ahora será más fácil, seguirte el rastro...¡Adelante!...Todos a una y uno para todos

Berea dijo...

He leído toda la carta. Por favor, podrías decir cuál es el problema, o mejor dicho dónde ves lo criticable, dónde está.

Gracias

GENERACION TRASLAPADA dijo...

Gracias en primer lugar por leerme, y te aseguro que eso mismo pensaba al principio. Donde estamos actuando mal? sabes me cegaban los años que había pasado enseñando lo que pensaba era puro y verdadero, pero te aseguro que ahora soy una persona con mas capacidad de análisis que antes, creo que tenemos que ser un poquito mas imparciales y no dar por sentado todo lo que nos dicen como si fuera la palabra de Dios.

Berea dijo...

1º.- ¿No vas a contestar directamente a la pregunta que te he hecho?

.................

2º.- Porqué crees que me nombro "Berea" LO ANALIZO TODO es decir, no doy por sentado NADA, ¿no estoy por aquí? Pero agradezco razonamientos, no simples comentarios. ¿Me contestarás ahora?

Gracias.