Páginas vistas en total

jueves, 14 de junio de 2012

Un testigo de Jehová contradijo a su mamá y aceptó una transfusión


NACIONAL MATÍAS EZEQUIEL FUE ARROLLADO EL JUEVES PASADO POR DOS AUTOS EN NEUQUÉN

Un testigo de Jehová contradijo a su mamá y aceptó una transfusión

12.06.12 El joven necesitaba sangre de otra persona para operarse. Su madre se había opuesto por “razones religiosas”.

LOS TESTIGOS DE JEHOVA SE OPONEN A RECIBIR TRANSFUSIONES.
LOS TESTIGOS DE JEHOVA SE OPONEN A RECIBIR TRANSFUSIONES.1/1

En un nuevo caso que implica a integrantes de los testigos de Jehová, ayer se conoció que un joven de 19 años autorizó a los médicos a que le aplicaran una transfusión de sangre en un hospital de la ciudad neuquina de Centenario, después de ser atropellado por dos vehículos en forma consecutiva, y de esa manera contradijo a su madre, quien se oponía a esa práctica por cuestiones religiosas, ya que es practicante de ese culto.

El joven, llamado Matías Ezequiel, circulaba en su moto el jueves pasado, cuando fue arrollado por un auto que no se detuvo sobre la ruta 7. Cuando el muchacho intentaba correrse hacia la banquina, después de ser esquivado por otros tres rodados, volvió a ser atropellado por una camioneta, cuyo conductor también siguió su camino sin detenerse.

El subcomisario de la División Tránsito de la Policía de Centenario, Daniel Asselborn informó que el primer automóvil lo impactó de atrás a la altura de El Picadero, sobre la ruta provincial 7.
“Por el golpe el joven cayó y rebotó en el guard rail y quedó sobre el asfalto. Tuvo cierta fortuna porque le pasaron muy cerca tres o cuatro vehículos mientras intentaba arrastrarse para salir de la ruta, hasta que una camioneta lo volvió a embestir”, relató.

Asselborn dijo que “los dos conductores se dieron a la fuga. Nadie paró, porque de lo contrario se hubiera podido evitar el segundo impacto”.

En el momento en que intentaba escapar de la ruta, el muchacho sólo podía utilizar las manos, porque sus piernas se encontraban inmovilizadas.

El joven fue encontrado consciente por la Policía local y trasladado al Policlínico de Centenario, según la información difundida por los medios. 

En el centro médico se constató una fractura de peroné y una seria lesión en la columna vertebral que exigía una operación para la que se requería que recibiera una transfusión de sangre, a lo que la madre del chico se opuso al aducir razones religiosas.

Asselborn indicó que “la madre del chico se negó a que le hicieran una transfusión de sangre por sus creencias religiosas, pero como el joven estaba consciente autorizó que se la hicieran, al señalar que la vida era su prioridad”.

La operación se efectuó el domingo sin inconvenientes y el joven permanece internado fuera de peligro.

Buscan testigos del accidente

En tanto la Policía neuquina libró oficios a través de los medios de comunicación de la provincia para intentar localizar a algún testigo del accidente que pueda orientar la búsqueda de los conductores que protagonizaron el accidente y que se dieron a la fuga, dejando abandonado al joven herido en la ruta.